Cuando estás allí, es fácil comprender porqué National Geographic incluye a  las islas Feroe entre las más atractivas del mundo.

Sorprende  los rápidos  cambios de luz que sacuden las montañas y  transforman el  paisaje en muy  poco tiempo. El azul intenso del día puede desaparecer inesperadamente  bajo una bruma misteriosa.

Puede que el viento azote la costa y las nubes magnifiquen el cielo, pero recorriendo unos pocos km te encuentras aguas calmadas reflejando un encendido atardecer.

Durante los meses de verano Mykines es el hogar de miles y miles de aves migratorias .Los sonidos inundaban  los sentidos con sus chillidos  defendiendo los nidos en montañas vírgenes.

En Feroe hay tiempo para todo, las distancias son muy cortas puedes pasear por montañas,  acceder en barco a  acantilados y cuevas inaccesibles, volar en helicóptero o simplemente, sentarte en una roca y sentir cómo naturaleza fluye por el alma.

El paisaje cultural también tiene mucho que ofrecer: ruinas de granjas vikingas, paisaje campesino medieval y casas conservadas desde antaño, no se resistieron la cámara.

Las Islas Feroe tiene unas infraestructuras bien desarrolladas con estupendos alojamientos, su exquisita gastronomía y su gente hospitalaria constituyen atractivos añadidos a este magnífico destino de belleza mutante.

Mabel Jover

 

 

www.mabeljover.com

DEJA UNA RESPUESTA